Este sitio utiliza cookies para ofrecerte una navegación más personalizada. Si deseas más información consulta nuestra política de cookies.
Al continuar navegando o cerrar este mensaje consideramos que aceptas la política de cookies.
 
                    acceder
  Local  |  Comarca  |  Economía  |   |   |   |   |  Provincia  |   |   |  Ciencia y Tec.  |  Historia
 
Viernes | 21.09.2018  
SANTA ENGRANCIA VOLVIÓ A TRILLAR COMO LO HACÍAN NUESTROS ABUELOS, Ejea Digital
  Comarca

SANTA ENGRANCIA VOLVIÓ A TRILLAR COMO LO HACÍAN NUESTROS ABUELOS
Foto: Ayer y Hoy en Cinco Villas
 
Foto: Ayer y Hoy en Cinco Villas Foto: Ayer y Hoy en Cinco Villas
Menú de la noticia
           



23/07/2005
Gab. Com. Ayto. Tauste

Los viejos del lugar volvieron a vivir unos tiempos pasados rememorando la Trilla Tradicional, mientras los más jóvenes se sorprendían de la dureza de las labores agrarias de aquellos años. Agricultores, visitantes y muchos curiosos se acercaron a Santa Engracia para ver cómo se trillaba en los campos aragoneses.

El IX Centenario de la Incorporación de Tauste al Reino de Aragón ha tenido una nueva escala este fin de semana en el barrio taustano de Santa Engracia con la celebración del día de la Trilla Tradicional. “Se han conseguido los objetivos de la actividad; atraer mucha gente para mostrarles una forma de trabajo ya olvidada a las nuevas generaciones y por otra parte enseñar a los presentes los métodos, herramientas y fases del trillado” señalan fuentes de la organización.

En Tauste la trilla con trillo de pedernal o de sierras, desapareció como labor dominante hacia 1935, siendo sustituida por las trilladoras mecánicas. La siega a mano, con hoz y posteriormente con dalla, pervivió como método de recolección junto con las segadoras, sobre todo en pequeños campos y para recoger la mies de las orillas del campo.

“Se ha conseguido mostrar la trilla en todo su esplendor” han comentado los más viejos, ya que desde la organización, y avalados por la memoria de muchos agricultores de la zona, se ha realizado una actividad que ha mantenido todas las fases y ritmos de este duito trabajo. Muchos de los asistentes vestían ropas de trabajo tradicionales de Aragón que han servido para ilustrar la actividad de una manera muy amena y divertida.

La coordinadora del IX Centenario, Marga Castillo agradecía la labor de todos las personas que han ayudado a que esta actividad haya sido todo un éxito, “la colaboración de estas personas ha hecho posible revivir un día de campo y mostrarlo a otras generaciones que no lo conocieron. Unas jornadas alegres, pues se realizaban tras la siega y eran el momento de recoger los frutos, pero también de un trabajo duro que muchos ya no hemos conocido”.

La cita ha sido en el Campo de Fútbol de Santa Engracia a lo largo de la jornada del sábado 23, un día para el recuerdo y la convivencia al que se han apuntado un buen número de vecinos de Tauste y de Santa Engracia.

LA SIEGA Y LA TRILLA

Labores desarrolladas en el campo.

1. LA SIEGA. Tradicionalmente la siega se realizaba a mano, utilizando hoces. Las hoces tenían diferentes tamaños y curvatura. Eran de filo dentado, estrechas y finas. Se afilaban con piedras especiales que proporcionaba el propio fabricante y a veces con piedras recogidas en el campo. No queda constancia de la elaboración de hoces por parte de los herreros de la localidad. Las hoces se transportaban y conservaban envueltas en tiras o vendas de tela o papel. A esta operación se le denominaba vendar las hoces. Con ello se evitaban cortes fortuitos a la vez que se impedía el óxido de las hojas.

La siega se hacía a puño: se agarraba la mies con la mano izquierda y con la derecha la hoz para cortarla. Para proteger la mano izquierda y recoger mayor cantidad de mies se empleaba la zoqueta. Se trata de un estuche de madera de una pieza acabado en punta. En el dorso de la punta dispone de un agujero oblongo por el que no llegan a asomar los dedos. Esta perforación servía para ventilar los dedos, aunque es necesario para realizar el vaciado de la pieza durante su fabricación. Por la ranura cuadrada de la base se introducían los dedos, corazón, anular y meñique, quedando libres el pulgar y el índice para sujetar los lances necesarios hasta completar el puñado. Para que no se escurriera la mies se realizaba en ocasiones un rápido atado con la propia paja recogida. La zoqueta se sujeta a la muñeca mediante la correspondiente cuerda o correa regulada mediante torsión.

La mies segada se disponía en manojos formando una hilera. Si la siega la realizaba un solo segador se iba formando la hilera con los manojos perpendiculares al sentido de la marcha y las cabezas o espigas orientadas a la izquierda. En la siguiente vuelta colocaba la hilera en sentido contrario, no siempre encima de las anteriores, sino al lado. Generalmente la siega se realizaba entre varios segadores y era habitual contratar cuadrillas de otros pueblos cercanos en los que la cosecha era más temprana, o venidas de más lejos como las manchegas. Otras veces llegaban agosteros que ayudaban a alguna familia y que venían de la ribera del Jalón, de Ainzón, etc. En estos casos la hilera se disponía entre dos segadores, el primero más adelantado que el segundo, marcando el tajo. El primero disponía los manojos a su derecha, con las cabezas orientadas en esa dirección, hacia lo no segado, mientras que el segundo los completaba en dirección contraria.

Cada fajo se componía de dos o tres manojos. Una gabilla se componía de los manojos que se podían abarcar con los brazos. Los fajos se ataban con esparto o con mies. Los manojos y fajos debían estar bien equilibrados, cruzando adecuadamente la mies para evitar que se escurriera del esparto y que fueran más gruesos por una parte que por otra. No existía un vestuario específico de siega, salvo el habitual que protegía la ropa de vestir y protegía del sol. Algunos, sin embargo, utilizaban zagones de lona y delantales en el momento de atar y no era extraño que las mujeres dispusieran de manguitos para salvaguardar los antebrazos.

2. ATAR LA MIES. Para atar los fajos se empleaba esparto y a veces la mies y la paja del centeno. Los fajos de esparto se llamaban fascales y contenían 30 espartos.

3. EL ACARREO. En Tauste el acarreo de la mies hasta la era se realizaba con carros y galeras empujados por caballerías. Una carga se componía de realizando un vallado alrededor del carro y atando los fajos con una cuerda, de forma que no puedan caerse. La colocación y el número de fajos era fundamental para mantener el equilibrio y para que pudiera circular cómodamente por los caminos, generalmente estrechos, sin engancharse con nada.

Labores desarrolladas en la era

4. HACINAR. Si no se iba a trillar de inmediato generalmente por estar trillando otro propietario de la era, o por haber demasiada mies para una trilla, los fajos se apilaban formando fajinas. Las fajinas tenían la base cuadrada y se desarrollaban en altura de forma decreciente hasta culminar en un solo fajo. Era necesario cruzar bien los fajos para evitar el desmoronamiento.

5 .LA TRILLA. Se desarrolla siguiendo un orden riguroso en distintas fases.

1. Tender o echar la parva. Se disponen los fajos en círculo y se sueltan los espartos para poder reutilizarlos posteriormente, normalmente para atar otras especies forrajeras. Se extiende posteriormente la mies utilizando para ello las horcas. Estas herramientas con un número variable de dientes, dos, tres, cuatro e incluso cinco, son de una pieza. El conjunto de mies así dispuesto se denomina parva. Concluida esta tarea se solía parar para el almuerzo. Durante este tiempo se dejaba calentar la parva.

2. Pisar la parva. Después de tender la parva se pasa por ella repetidamente a las mulas o caballerías para que la pisen o bien se pasaba el trillo de ruedas. Cada cierto tiempo se le da vuelta a la parva con las horcas para que toda ella quede trabajada por igual. Con el pisado de la parva se consigue aplastar y quebrar la paja, reduciendo su volumen. A la par se van desgranando las espigas y en el caso de la cebada se puede llegar al desgranado total.

3. Trillar. Una vez pisada la parva se enganchaba el trillo de rastro a las mulas o caballerías y comenzaba la trilla propiamente dicha. Se daban repetidas vueltas con el trillo manejando el trillador los animales desde el centro de la parva o desde el propio trillo si era necesario cargar con más peso la herramienta y hacerla más eficaz. Cada cierto tiempo, y de forma regular, se da vuelta a la parva con horcas, algo que se conocía como contornar.

Mediada la trilla y mediado el día se hace un descanso, para la comida y se deja la parva en reposo para que se caliente. El calentamiento de la parva elimina los restos de humedad de la paja y del grano, facilitando la trilla, la eliminación de la cáscara y del polvo.

El proceso descrito hasta ahora es el seguido para la trilla del trigo, cereal con cáscara y espigas muy compactas que necesita una mayor dedicación. La trilla de la cebada sigue un procedimiento más simple y se realiza de seguido, sin la necesaria pausa para comer y calentar la parva, Habitualmente después de pisar la parva de cebada no era necesario pasar el trillo puesto que el grano ya había caído, Se sacaba el bálago o paja larga al borde de la parva con las horcas. Parte de este bálago se seleccionaba para rellenar los colchones de casa y el resto se empleaba para las camas del ganado. El grano que quedaba en el centro se trillaba, si era necesario, como en el caso del trigo, dándole vueltas con la pala. Se amontonaba finalmente en el centro ayudado de rastros, rastrillos y palas y se aventaba utilizando el resto de herramientas. Finalmente se trillaba el bálago si se quería obtener una paja más menuda y se trasportaba al pajar.

Después de comer se volvía a repetir el proceso anterior hasta que la parva quedaba trillada. Se separaba la paja a un lado ayudándose de horcas. El grano se arrastraba a un lado de la era, generalmente el más ventilado. Para ello se utilizaban los rastros, denominados retabillos si el modelo era más sencillo. Consiste en una tabla estrecha con el borde biselado que dispone de un largo mango que permite empujar el grano. Algo más complejo es el rastro que presenta una tabla del mismo tipo pero algo mayor, completada con un bastidor vertical. Este modelo recogía mayor cantidad de grano y paja siendo en ocasiones muy difícil su manejo. De mayores dimensiones y para la misma función se empleaba la plegadera. Es esta una tabla larga con una esteva en el centro, semejante a la del arado, que permite dirigirla y que necesitaba del empuje de tres o más personas. En ocasiones se enganchaba a las caballerías. El trabajo se completaba con escobas fabricadas con unas ramas conocidas como escoberas.

4. Aventar. Al finalizar la tarde y si había viento suficiente se comenzaba a aventar el grano para eliminar el polvo y la paja. A esta hora es cuando habitualmente sopla el cierzo o el bochorno, vientos del norte o del sur que alivian el calor de la jornada y permiten esta labor. No era infrecuente marchar a casa pendientes del viento para concluir la trilla.

Se comenzaba a aventar con la horca, realizando una primera selección que eliminaba la paja más larga. Después se pasaban a utilizar las palas. Las palas están realizadas completamente en madera y tanto el mango como la cuchara se unían en una sola pieza.

Mientras una persona avienta, otra va apartando los granzones y la paja pesada con la escoba. Generalmente con esta operación el grano quedaba suficientemente limpio, aunque todavía podía perfeccionarse mediante las cribas o gribas trigueras. Las gribas eran de diferentes tramas, como las trigueras que se empleaban para dejar pasar el grano, pero no la paja; la porgadera sin embargo no dejaba pasar el grano, pero si el polvo.

5. El transporte. La paja resultante se trasladaba al pajar en paños. Son estos unos lienzos de grandes dimensiones en cuyo centro se acumula la paja para anudar después los extremos diagonalmente. Seguidamente se cargaban siempre al hombro hasta alcanzar el pajar en que se guarda la paja. Otras veces se trasladaba en carros a los que se ponían paños para no perder la paja. El grano se recoge y pesa en la era. Se introduce en sacos donde normalmente solía caber unos 70 kilos y lógicamente solían ser manejados entre dos personas para echarlos al carro. Una vez en casa eran cargados al hombro para subirlos al granero alto, normalmente a través de una escalera estrecha y tortuosa. Una vez en el alto se almacenaba el grano en grandes montones.

6. Otras herramientas y aperos utilizados en la trilla. Atendiendo a su composición los trilIos utilizados en Tauste son de dos tipos: el trillo de rastro y el trillo de ruedas. El primero dispone del correspondiente empedrado de pedernal, que más adelante fue sustituido por el de sierras metálicas. El segundo era de ruedas aserradas.

Si tenemos en cuenta el tamaño distinguimos en Tauste el trillo, de dimensiones reducidas y utilizado por una sola caballería, y la trilla, menos frecuente, con la anchura de dos trillos y con el doble número de sierras metálicas, arrastrado por una yunta. No queda constancia de que se fabricaran trilIos en la localidad, ni total ni parcialmente. Tampoco se recuerda cuándo y dónde se compraron. Sólo quedan noticias de la llegada de empedradores que reponían las piedras perdidas y las sierras metálicas. Probablemente la fabricación se produjera fuera, puesto que al montar el trillo se ensamblan las sierras metálicas a la par que las piezas de madera y en el pueblo no se disponía de este tipo de sierra. El enganche utilizado para arrastrar el trillo variaba según se tratara de un tiro individual o doble. En el tiro individual la caballería se aparejaba con el collerón, especie de collar almohadillado con forma de herradura relleno de paja larga de centeno y forrado con lona o cuero. El collerón llevaba dos amarraderos de donde se enganchaban los tirantes. En el tiro doble los animales llevaban jubo o yugo y normalmente solían ir unidos por un ramal para evitar que se separasen.

Esta noticia no tiene comentarios.  
Escribe un comentario
 Nombre
 Correo
Deseo mostrar mis datos
Acepto la cláusula de privacidad
 Noticias relacionadas
03/08/2018 | Comarca
Uncastillo impulsa el patrimonio judío

03/08/2018 | Comarca
Preguntan por la adquisición de ocho desfibriladores para los pueblos de Ejea

14/07/2018 | Deportes
Torneo 3x3 `Castillo de Sádaba´

04/07/2018 | Comarca
Luna, El Frago y Biel inauguran tres exposiciones de Maribel Lorén Ros en la segunda edición de `Itinerarios´

28/06/2018 | Comarca
Reconquista de los castillos de Aragón a través de la música y el teatro

 Lo más visto
22/12/2006
Ejea Digital en tu escritorio
26/09/2006
Festival Taurino en la Plaza de Toros Vieja de Tarazona el Día 5 de Octubre, San Atilano
19/09/2008
El nuevo campo de fútbol de Ejea tendrá 3.400 localidades
29/02/2008
Cruz Roja enseña a los mayores a utilizar los móviles
23/05/2009
II Jornadas de Fibromialgia y Astenia Crónica - Conferencia: `Mirando al Futuro´ en el Hotel Salvevir
La actualidad por secciones
 Asociaciones
Espectacular noche de comercio en la calle en Ejea...
El comercio de Ejea de los Caballeros sale a la ca...
 Ciencia y tecnología
La Incubadora de Alta Tecnología de Ejea sigue dan...
Lambán visita el campus Aula Dei “el polo de I+D+i...
 Comarca
Uncastillo impulsa el patrimonio judío
Preguntan por la adquisición de ocho desfibrilador...
 Cultura y espectáculos
Son fiestas en Pinsoro
El Festival Nacional de Folklore de Bardenas alcan...
 Deportes
Tropiezo en Ontinyent
Ejea vibra con la salida de la etapa 18 de La Vuel...
 Economía
Ayudas Leader 2018
El paro registrado sigue reduciéndose en Aragón en...
 Educación
MÁS ALLÁ DE UNA MIRADA: Una exposición para sensib...
`Educando con el Ciclismo´ premiado por su labor s...
 Local
Celebración del Día Mundial del Alzheimer
Ejea vibra con la salida de la etapa 18 de La Vuel...
 Medio Ambiente
El anteproyecto de riego del Sector XI y parte del...
Entra en vigor la Ordenanza Reguladora del aprovec...
 Provincia
El alcohol sigue siendo la droga de mayor consumo ...
El Rey participa en la celebración del 40 aniversa...
 Sociedad
Detenido por delito de violencia de género
Detenido por delito contra la seguridad vial
Servicios: Situación - Callejero - Polígono - Teléfonos - Farmacias - El Agua   Fiestas - Gente - Música - Comercio
  Local  |  Comarca  |  Economía  |  Medio Ambiente  |  Deportes  |  Cultura y Espectáculos  |  Sociedad  |  Provincia  |  Educación  |  Asociaciones  |  Ciencia y Tecnología  |  Historia
    Herramientas
Portada
Contacto
RSS
Mapa web
Hemeroteca
    En profundidad
Foros
Blogs
    Servicios
Situación
Callejero
Polígono
Teléfonos de interés
Farmacias
El Agua
    Ocio
Fiestas
Gente
Música
Comercio

CIF B50930486 - e_media Informática Creativa - Paseo del Muro, 5 Bajos - 902 930 646 - [email protected] - Aviso legal - Política de cookies
Great story totally what I wanted apt find. babyliss pro curler therefore where can i do it beguile support. abercrombie and fitch it my 1st go apt perceive at this site, http://www.nedeanery.org/ its good discussion regarding this paragraph here by this weblog, www.milliejane.co.uk he likewise watch these even among company hehehe.. cheap ray bans uk since I don appetite apt fail to take this array. chanel espadrilles for sale No one can renounce from the feature of this video posted at this website, babyliss perfect curl Hi there, hollister ClothingWhat's up,