Los vecinos de Lobera celebran por tercer año consecutivo el `Rito del herniado´
 
El tiempo acompañó en la noche y los vecinos celebraron este rito recuperado por la asociación cultural Sesayo.

La localidad de Lobera de Onsella celebró el rito del herniado en la noche de San Juan. Se trata de una tradición ancestral en la que participan niños y a la que se le atribuye un carácter curativo. Esta tradición fue recuperada en el año 2004 por la asociación local Sesayo y este año estaba incluida en la Ruta de Oficios y Tradiciones que organizan los grupos de acción local Adefo Cinco Villas y Cider Prepirineo así como la comarca.

Por tercer año consecutivo los vecinos y amigos de Lobera de Onsella se congregaron al anochecer del sábado 23 de junio en la ermita y entonaron salves al Santo. Posteriormente se dirigieron en procesión a un bosque cercano donde dio comienzo el rito curativo de la hernia infantil, antaño una dolencia común.

Los niños enfermos se desnudan completamente, para que el rito logre la curación. Así, dos hombres mantienen bien abierta la hendidura de un árbol que ha sido abierto a hachazos la noche anterior.

Según la costumbre a un lado del árbol se coloca "Pedro", que lleva el niño en brazos, quien después de santiguarse en nombre de la Santísima Trinidad, lo entrega a "Juan", que lo devuelve, "repitiéndose la operación tres veces, recitando cada una de ellas la fórmula mágica tradicional: Tómalo, Juan; Dámelo Pedro; Herniado te lo doy; Sano te lo entrego", explica Pascual Plano, presidente de Sesayo, entidad que recuperó esta tradición en el año 2004 después de un impasse en los años 60. Después de pasar al niño por el chaparro o roble se pone barro en el corte hecho al árbol y se ata. Según la tradición, si al año el árbol continúa verde, el niño se cura.