LA JUDERÍA DE BIEL EN EL SIGLO XV (1ª PARTE)
 


La de Biel es una de las juderías incluidas dentro del Proyecto "Aragón Espacio Sefarad" que impulsa la Diputación Provincial de Zaragoza con el ánimo de recuperar las juderías de la provincia, rescatando así un parte importante de nuestra historia y con el propósito de que sirva también para revalorizar turísticamente nuestros pueblos. Precisamente, el asesor científico de este Proyecto es Miguel Angel Motis, el mejor experto en la historia de las juderías medievales aragonesas y a quien debemos todos nuestros conocimientos sobre la judería de Biel.

Dentro de las Cinco Villas, por el número de habitantes, la judería de Biel es la segunda en importancia, después de la de Ejea, y ambas están entre las ocho más importantes de Aragón. Pero si la relacionamos con la población cristiana, el porcentaje es realmente extraordinario: más de la mitad de la población de Biel era judía a principios del siglo XV, mientras que en el resto de Aragón o de España estaba situado en torno a un 5%. Así en el censo de 1405, se computan en Biel 51 fuegos judíos (unas 220 personas) frente a 46 cristianos.

Un poco más adelante, en 1485, la población judía de Biel se situará en torno a los 325 habitantes. Para calibrar mejor estos datos, hay que tener en cuenta que la población total de Ejea era de dos mil habitantes, la de Huesca de tres mil o la de Teruel de dos mil quinientos. Los primeros judíos llegan a la villa en el siglo XI, debido a que Biel es una zona fronteriza y los reyes aragoneses favorecen el asentamiento de nueva población.

La judería estaba situada al norte de la localidad, a partir de la plaza Baja y ocupaba prácticamente la mitad del casco urbano. Tenía dos centros principales: el social en la plaza de la Caudevilla (ya se llamaba así en el siglo XV) que era la zona comercial y el lugar en donde se juntaban los judíos para celebrar sus fiestas; y la zona religiosa, situada en la calle Barrio Verde, donde se encontraba la sinagoga y que tendría el nombre de la "Carrera de la Sinoga".

La ubicación de ésta, aunque también pudiera ser casa Solé, es más probable, según M. A. Motis, que fuera la casa que hoy se denomina de la Pelegrina.