RESPETO AL PODER LOCAL EN LA REDACCIÓN DE LA REFORMA DE LOS ESTATUTOS DE AUTONOMÍA
 
El presidente del Ejecutivo aragonés, Marcelino Iglesias, asegura respeto a los Ayuntamientos en el Estatuto aragonés.

El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, y el presidente de la Diputación de Zaragoza, Javier Lambán, defendieron el pasado jueves el máximo respeto a la autonomía municipal en el Estatuto de Autonomía de la comunidad que se aprobará el próximo año, en 2006.

Iglesias y Lambán presidieron la comida de hermandad organizada por la institución provincial con motivo de las Fiestas del Pilar de la capital aragonesa y que, tradicionalmente, aprovecha la DPZ para reunir a los primeros ediles de toda la provincia, en la Residencia Escolar Pignatelli.

Lambán reparó en su discurso sobre los proyectos de reforma de los Estatutos de Cataluña y Valencia donde advierte que "el régimen local no sale bien parado porque se anula el poder local como tercer pilar del Estado". Lambán alertó contra las "tentaciones" de convertir el poder local en una simple competencia sujeta a la negociación estatutaria y confió en que el Estatuto aragonés avale el reconocimiento del "tercer poder del Estado". El máximo responsable provincial apostó por " aproximarse con serenidad" a los procesos de reforma de los Estatutos "confiando en el buen funcionamiento de las instituciones". Javier Lambán confió en que "no sólo se restañen las heridas del conflicto, sino que España salga fortalecida".

Iglesias recogió el guante y lanzó un mensaje de tranquilidad a los alcaldes y concejales congregados en la celebración de la DPZ, para comprometerles el compromiso de las Cortes y la DGA con el municipalismo, sus problemas y sus retos, al tiempo que avanzó la elaboración de un plan de colaboración para que los ayuntamientos puedan disponer de presupuesto.

Desde el Gobierno aragonés "no vamos a contemplar" una disminución del poder local en el próximo Estatuto autonómico, señaló Iglesias, quien consideró que la autonomía municipal es "un valor" del sistema político español.

Por otra parte, Iglesias se refirió a la tramitación de los diferentes proyectos de reforma estatutaria en las Cortes Generales. Al respecto, dijo que "ahora estamos en el primer tiempo", en el sentido de que varios proyectos ya se han aprobado en los Parlamentos autónomos, pero no están promulgados. "El resultado final será en el segundo tiempo", prosiguió Marcelino Iglesias, quien expresó que "ni el Estatuto de Cataluña ni el de Aragón van a tener una tramitación de la que salga ningún artículo anticonstitucional" y añadió que "ningún Gobierno de España" lo permitiría. De este modo, "cada institución cumplirá con su labor" y "las cosas funcionarán con normalidad".

Provincias y comarcas. Además, Lambán apostó por la coordinación entre comarcas y provincias, pues sus valedores y los que en ambas trabajan "son alcaldes, representantes del poder local". En este sentido, recoge las palabras del portavoz del Consejo de Cooperación Comarcal aragonés, el alcalde de Calatorao, Jesús Isla, que considera imprescindible un entendimiento entre comarcas y provincias, una cooperación que las haga complementarias y no se solapen.

Lambán cree que este proceso de comarcalización tiene visos de ser exitoso por el propio trabajo de los alcaldes, que son representantes comarcales también y son capaces, según explica, de discernir qué pueden asumir las comarcas y qué pueden asumir las provincias.

En este sentido, el presidente de la DGA tampoco escatimó alabanzas hacia la gestión de la Diputación de Zaragoza en situaciones críticas, a través de servicios tan propios y necesarios como los parques de bomberos o del área de Recursos Agrarios, cuya intervención -atendiendo a las necesidades de las entidades locales- en materia de abastecimiento de agua en plena sequía, es “decisiva”, según Marcelino Iglesias.