Finalizados los trabajos de restauración de la portada norte de la Iglesia de El Salvador de Ejea de los Caballeros
 
Acaban de finalizar las obras de restauración de la portada norte de la iglesia de El Salvador de Ejea de los Caballeros, con una inversión de 210.000 euros. Tras un periodo de ejecución de 6 meses, se han dado por finalizadas las obras y responsables políticos y técnicos del Ejecutivo aragonés han visitado Ejea de los Caballeros para ver los resultados de unos trabajos que han devuelto el esplendor a esta portada románica atribuida al Maestro de Agüero.

Esta mañana, el Consejero de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, acompañado por la Alcaldesa de Ejea de los Caballeros, Teresa Ladrero, por la Directora General de Patrimonio Cultural, Mª Sancho Menjón, y por el Párroco de Ejea, Pedro Segura, han visitado la Iglesia de El Salvador junto a técnicos municipales y del Gobierno Autonómico para contemplar los resultados de los trabajos de restauración y de protección de la portada norte.

La intervención ha consistido en limpiar, consolidar y fijar tanto la piedra como los morteros y las policromías que componen la portada, actuaciones que han llevado aparejada una importante labor de documentación, así como diversos estudios de los materiales, cuyos resultados han permitido establecer un plan de mantenimiento y conservación preventiva para el futuro.

Una vez finalizada la restauración, se ha montado una protección en forma de estructura acristalada que, además de permitir su perfecta visualización, la protegerá de los agentes medioambientales y la conservará preventivamente a largo plazo.

Realizada en vidrio con finos perfiles metálicos y un tejadillo de zinc, la nueva estructura protectora respeta plenamente los valores históricos, estéticos y simbólicos de la portada así como su funcionalidad, e incorpora un cuidado sistema de iluminación y un eficaz sistema anti aves.

Iglesia de El Salvador- Portada Norte. La iglesia de El Salvador, en Ejea de los Caballeros, fue declarada Monumento histórico-artístico (hoy Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento) en 1931.

Fue consagrada en el año 1222 por el obispo de Zaragoza Jimeno de Luna, aunque su construcción se inició en el último tercio del siglo XII. Pertenece al estilo románico de transición hacia el gótico. El material utilizado para su construcción es piedra sillar arenisca. Su robustez arquitectónica contrasta con la delicadeza de la decoración figurada de sus dos portadas esculpidas de estilo románico y tradicionalmente atribuidas al “Maestro de Agüero o “Maestro de San Juan de la Peña”

La portada norte, objeto de este proyecto de restauración, contiene un muestrario escultórico románico, sin duda uno de los más ricos y complejos de las Cinco Villas y uno de los más significativos del taller del Maestro de Agüero. La portada se abre en arco de medio punto por medio de cinco arquivoltas. Éstas están separadas por pequeños arcos en retirada con ornamentos vegetales y geométricos, que envuelven un tímpano con una extraordinaria representación de la Última Cena. Las escenas narradas en las arquivoltas, aprovechando cada una de las dovelas, corresponden a un programa iconográfico homogéneo, cuyo tema central es la Redención y la Vida de Jesús.