Aulas de español para niños y niñas inmigrantes en Ejea de los Caballeros
 
Una actividad que continúa un verano más, con las medidas preventivas e higiénicas recomendadas para el trabajo con grupos de menores.

Desde el área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Ejea se han puesto en marcha, un año más, las aulas de verano para niños/as inmigrantes. Este año, como no podía ser de otra manera, con mucha prudencia, distanciamiento, con grupos reducidos y las medidas higiénicas pertinentes.

Este programa tiene como objetivos que los niños/as con dificultades en la lengua castellana y que normalmente hablan otro idioma en sus familias puedan estar en contacto con el castellano durante el verano (lectura, escritura, nuevo vocabulario, etc.) y que la vuelta al colegio en septiembre no suponga un desequilibrio lingüístico para ellos/as tan grande. El Ayuntamiento de Ejea de los Caballeros se ha esforzado mucho para llevar a cabo este programa, pese a las dificultades añadidas de este año, ya que estos menores todavía son más propensos a sufrir las consecuencias de no haber podido asistir a unas clases normalizadas y que su nivel de castellano haya disminuido durante los meses de confinamiento.

Las clases se desarrollan en aulas del Centro Cívico y dieron comienzo el día 13 de julio y se prolongarán hasta el 13 de agosto. La selección del alumnado participante viene derivada por los propios centros educativos donde se encuentran matriculados.

En ellas participan 50 niños y niñas de diferentes países: Ghana, Senegal, Bulgaria, Ucrania, Argelia y Marruecos, entre los 6 y los 18 años, ya que este año se han priorizado los grupos de primaria y ESO. Hay grupos de diferentes edades y niveles y cada uno de ellos asiste 2 días por semana durante 2 horas cada día.

Los niños/as están aprendiendo a convivir con aspectos tales como llevar la mascarilla dentro de clase, distancia entre las mesas, medida de temperatura al entrar al centro, higiene de manos antes de entrar y al volver del recreo, recreos no compartidos con otras aulas e higienización diaria del aula. A pesar de todas estas medidas, sus ganas de mejorar el castellano les hace olvidarse de todas estas dificultades y querer aprender más que nunca.