LOS COLONOS DE BARDENAS
 
La puesta en marcha del Canal de Bardenas ha tenido unos protagonistas evidentes, unos hombres y unas mujeres que hicieron una apuesta de vida crucial: los colonos de Bardenas.

La obsesión por llevar el agua a los campos ha sido un anhelo constante en el devenir histórico de Ejea de los Caballeros y las Cinco Villas. Los ejemplos de hacer regable la sedienta tierra de Ejea han sido muchos a lo largo de los siglos. Pero los intentos más serios por realizar un programa de regadíos se hicieron en el siglo XX. Dicha expansión de los riegos se llevó a buen puerto gracias a la realización del Plan Aragón, que tenía como objetivo la transformación de los secanos de Cinco Villas, Llanos de Violada y Monegros, a través del aprovechamiento combinado de las aguas de los ríos Aragón, Gállego y Cinca.

En el caso de las Cinco Villas, el proyecto del Canal de las Bardenas y del Embalse de Yesa arranca de los años 1924 y 1926, respectivamente. No obstante, tras múltiples retrasos, será la década de los 1950-60 quien vea su funcionamiento pleno.

La puesta en marcha del Canal de las Bardenas ha sido, sin duda, el punto de inflexión de la economía de Ejea de los Caballeros en el pasado siglo XX. A partir de ese momento la transformación económica del municipio de Ejea fue evidente y ha llevado, con el paso del tiempo, a colocar a Ejea como el quinto municipio de Aragón.

Pero ese hecho tuvo unos protagonistas evidentes, unos hombres y unas mujeres que hicieron una apuesta de vida crucial: los colonos de Bardenas. La creación de los seis pueblos de colonización de Ejea –Bardena,. Pinsoro, Santa Anastasia, Sabinar, Valareña y El Bayo- llevó aparejada la llegada de los colonos procedentes unos de la propia Ejea y Cinco Villas, otros de los lugares ocupados por el Embalse de Yesa, como Tiermas, y de otros lugares de Aragón.

Al hecho de abandonar sus lugares de origen, unieron los colonos la circunstancia de aterrizar en una tierra, la de los pueblos de colonización, en pleno proceso de cambio: cambio de una agricultura de secano a otra de regadío, cambio de mentalidad y cambio tecnológico. Mientras a cada colono se le daba su lote junto con un bravant, un remolque y una yegua, al mismo tiempo se estaba produciendo la revolución de la maquinaria agrícola en Ejea.

Los colonos de Bardenas, con su apuesta vital, su esfuerzo personal y su trabajo incansable por la transformación de la tierra, han sido los autores de un renglón fundamental de la Historia de Ejea y los protagonistas del motor de desarrollo más importante que ha tenido nunca nuestro municipio.