UN GANADERO RECIBE 333 PESETAS DE CADA 1.000 QUE PAGA UN CONSUMIDOR AL COMPRAR LA CARNE.
 


España afronta la presidencia de la Unión Europea con varios retos en el sector primario (ganadería y agricultura). La reforma de herbáceos, los frutos secos, la carne de vacuno y el arroz, son los objetivos fundamentales en los que el gobierno español deberá batallar antes del mes de julio y mientras dure su presidencia. La reforma de los cultivos más extensivos en la zona que son los cereales sufrirán cambios ante la campaña de 2003. En los próximos meses los agricultores europeos esperan que se tomen decisiones para mejorar el sector primario y afrontar con ciertas garantías la incorporación de otros países en el año 2006. La reforma del arroz se pide a gritos tras reconocer que la anterior reforma no ha sido muy acertada y la futura reforma del sector del olivar y almendro se espera con ansiedad tras varias prórrogas. En la actualidad hay otro sector que está "pagando caro" la falta de responsabilidad de la administración central y es el del ganado para carne con las bajadas de precio por la EBB y por los costos añadidos de la eliminación de los materiales de riesgo (MER) que soporta la maltrecha economía del ganadero que recibe 1/3 del precio final de la carne.